¿Qué técnicas existen para el trasplante capilar?

PIN

Hoy en día, existen dos enfoques fundamentales para el trasplante de cabello.

La primera, que parece ser la más popular entre los pacientes, consiste en injertar unidades foliculares familiares. En la gran mayoría de los casos, se requieren dos sesiones cada mes.

El segundo método consiste en injertar unidades foliculares puras. El trasplante se puede realizar en una sola sesión y, en promedio, es posible trasplantar de 40 a 45 unidades foliculares por centímetro cuadrado. Con esta opción, se trasplantan cantidades muy elevadas de injertos, del orden de 3.000 a 4.000 en el caso de una gran superficie (≥ 100 cm²).

Ambos enfoques dan excelentes resultados, y la elección es estrictamente personal y se deja a la discreción del paciente (aunque se discute ampliamente durante la consulta). La decisión puede estar influenciada en gran medida por ciertos factores como la duración y el costo del procedimiento quirúrgico.

La anestesia local completa asegura que el paciente no sufra dolor durante el procedimiento. Se utiliza un chorro sin aguja para asegurar que el paciente permanezca cómodo durante todo el procedimiento y que el sangrado sea mínimo.

Si corresponde, las dos sesiones iniciales se programan con un intervalo de 4 a 5 semanas y el número de injertos trasplantados por sesión puede variar enormemente de un paciente a otro. Como regla general, son necesarias dos sesiones para asegurar una cobertura adecuada del área.

Un trasplante de injerto capilar de una unidad familiar folicular no se puede realizar en una sola sesión a pesar de las afirmaciones de ciertos representantes del tratamiento capilar. Una sola sesión produce resultados aceptables, pero están lejos de ser excelentes. Por lo tanto, esto debe tenerse en cuenta al considerar el trasplante de cabello. Además, el número de injertos no puede utilizarse con fines comparativos, ya que este número varía mucho de un paciente a otro e incluso de un médico a otro.

De hecho, el objetivo del trasplante es lograr resultados óptimos y un mayor volumen utilizando el menor número de injertos posible.

En la mayoría de los casos, el cabello nuevo aparecerá en la superficie de 12 a 16 semanas después del trasplante. A partir de entonces, mostrarán un crecimiento normal, es decir, aproximadamente 1 cm por mes.

Se reunirán de nuevo con el paciente 6 meses después para determinar si se requieren retoques o si se necesita más volumen.

Durante la consulta inicial, la discusión se centrará principalmente en la motivación del paciente, su estado de salud, el problema específico de la calvicie y los posibles tratamientos. Si el microinjerto es la solución que le dará mayor satisfacción, tomaremos las medidas necesarias para desarrollar el procedimiento quirúrgico adecuado. El procedimiento será explicado al paciente en detalle y sólo se llevará a cabo si la probabilidad de éxito es alta.

El trasplante capilar es un campo de la medicina extremadamente especializado y en constante evolución, por lo que es importante elegir el médico adecuado para llevar a cabo el procedimiento, ya que el resultado de su trabajo será permanente e irreversible.

Pasos Quirúrgicos

1) Dibujar la línea del cabello

Dibujar la línea del cabello es un paso importante porque determina la altura y la forma del trasplante. Debe estar de acuerdo con la forma de la cara del paciente y especialmente con su edad. Si la línea del cabello se dibuja demasiado baja o en la forma de un corazón, por ejemplo, se verá antinatural y se notará.

2) Preparación de la zona donante y administración de anestesia

Primero se corta el cabello en el área de donde se extraerán los folículos donantes. El tamaño del área donante variará de acuerdo con el tamaño del área receptora. Tenga en cuenta que el cabello se mantiene de 1 a 2 mm de largo para que la dirección de crecimiento sea perceptible y el cabello pueda ser trasplantado en la dirección correcta. El anestésico se administra con un chorro sin aguja, lo que aumenta enormemente la comodidad del paciente durante el procedimiento. Los pinchazos dolorosos en el cuero cabelludo son cosa del pasado.

3) Extracción

Una vez que el anestésico ha hecho efecto en la zona donante, se retira una fina tira de pelo. Luego se cierra el cuero cabelludo utilizando grapas o una sutura que deberá retirarse en un plazo de 10 a 15 días. Las grapas o suturas en combinación con la técnica de cierre tricofítico nos permiten producir resultados prácticamente invisibles.

La técnica de cierre tricofítico es un método muy ingenioso que nos permite ocultar la cicatriz con el crecimiento de nuevo vello una vez que la cicatrización se ha completado. Hace que la extracción de unidades foliculares (FUE), en la que las unidades foliculares se extraen una por una del área donante, sea obsoleta. El paciente permanece sentado durante todo el procedimiento e incluso puede elegir pasar el tiempo viendo la televisión.

4) Preparación de los microinjertos o unidades foliculares

La delgada tira de cabello se disecciona en pequeñas secciones llamadas microinjertos o unidades foliculares. Este paso, que requiere el uso de microscopios y lentes, es uno de los más largos de todo el procedimiento. Trabajn con un equipo de unos diez asistentes y una enfermera para maximizar las posibilidades de éxito. En esta etapa dela cirugía de implante capilar, usted puede elegir entre permanecer presente o tomar un descanso en el área del salón mientras ve la televisión o un video.

5) Trasplante a la zona calva

Después de la administración sin aguja del anestésico local, se realizan cientos -incluso miles- de pequeñas aberturas en la dirección y ángulo correctos en la zona calva para recibir los injertos, que han sido limpiados previamente. Los injertos se insertan con pinzas microquirúrgicas, por lo que no se necesitan vendajes. Los pacientes pueden conducir hasta su casa y lo más probable es que regresen a trabajar al día siguiente.

La experiencia del cirujano capilar permite ajustar o cambiar el enfoque de acuerdo a cada paciente en lugar de utilizar sistemáticamente la misma técnica en todos los pacientes. El objetivo es obtener el injerto de aspecto más natural y el mayor volumen posible, manteniendo al mismo tiempo los costes al mínimo.