Honda CBR 1000 RR 2006

PIN

Tuve la oportunidad de probar la CBR 1000 RR en el concesionario de motos segunda mano Crestanevada. He podido comprobar que se puede adaptar a ambos terrenos. Honda ha conseguido combinar una gran deportividad con flexibilidad. Sólo puedes confiar en ello.

Estéticamente, no destaca demasiado de las demás motos deportivas, muy afiladas, agresivas, pequeñas y ligeras. Pierde 3 kilos respecto a la versión anterior, pero sigue siendo el más pesado de su categoría.

El único problema estético es el carenado inferior de plástico que corta la línea de la moto; afortunadamente para la versión 2006, han cambiado este pequeño problema. El morro se ha ahuecado, lo que hace que la moto tenga un aspecto aún más agresivo.

Una vez en el sillín, no te encuentras demasiado en la parte delantera y la posición sigue siendo bastante natural. Por supuesto, el confort sigue siendo rudimentario y el pasajero debe estar equipado con un trasero fuerte. Esta sigue siendo una moto egoísta. Los indicadores son muy completos si no necesitas un medidor de combustible: cuentarrevoluciones analógico, ventana digital para la velocidad, luz de cambio, hora y temperatura del motor. El problema de la maceta bajo el asiento es que ocupa mucho espacio y sólo deja espacio para una U. En cuanto al cilindro de dirección, sigue siendo electrónico, para mi gran placer, pero sigue siendo un elemento tedioso de ajustar. El radio de giro sigue siendo súper alto. Sólo para hacer una media vuelta, tuve que hacerlo al menos 3 veces. No es práctico cuando se tiene prisa.

Pero eso no es lo más interesante de esta moto. En la versión desenfrenada, tiene 172 caballos de fuerza. Un cazador de delitos en perspectiva. El motor se mantiene muy suave en la aceleración con un mínimo de entrada del acelerador. No hay nada que te impida golpear la rueda trasera cuando abres a tope en primera. A pesar de una aceleración muy fuerte, el aumento de potencia sigue siendo lineal y no hay sorpresas al llegar a la parte superior de las revoluciones. Sube de forma constante pero muy fuerte. No hay que pensar en adelantar. Va como un reloj. Es entonces cuando te das cuenta de que los pilotos de la SV u otros pequeños molinos tienen mucho mérito para adelantar sin hacer demasiadas preguntas.

Pero lo más tranquilizador es que los frenos van con la potencia del motor. En la primera frenada, me sorprendió muy gratamente. La moto se desplaza muy rápidamente hacia delante. Puedes sentir cómo la parte trasera de la moto se eleva y tú con ella. Por culpa de un conductor poco atento, pude hacer una frenada de emergencia «casi» y una prueba en condiciones reales. Nada que decir por ese lado: frena. Sin embargo, para los que, como yo, están acostumbrados a una frenada suave, es suficiente para comerse el depósito la primera vez.

En cuanto al manejo, me decepcionó en las curvas cortas. Tiende a ser pesado para montar. Hay que inclinarla de lado a lado y no da mucho juego. Puede que incluso te sientas tentado a menearlo para conseguir una pasada más dura y ganar más placer de conducción. Las versiones pre-RR de la CBR eran mucho mejores para esto. Aunque eran más pesados. En cambio, en las grandes curvas o en la pista, es más fácil mantenerlo en el ángulo y el meneo se convierte en un auténtico juego de niños. Sigue la trayectoria dada como un misil teledirigido. A alta velocidad, la burbuja sigue siendo bastante envolvente y protege relativamente bien. No basta con conducir 500 kilómetros por la autopista y llegar fresco como una lechuga.

También te puede interesar